jueves, septiembre 20, 2012

La verdad es que a veces me dan ganas de darle un giro a este espacio, para desahogarlo todo todo y contarlo todo todo.
Pero cuando pienso que mi mamá igual ve de vez en cuando este sitio, me sale la autocensura y no lo desahogo todo todo.


Mami... quiéreme a pesar de todo! jaja

miércoles, julio 18, 2012

Las amenidades tendrán que esperar

"Si sólo la señora Seton y su madre, y la madre de su madre, antes que ella hubiesen aprendido el gran arte de hacer dinero, como sus padres y abuelos y bisabuelos, para fundar colegios, cátedras, premios y becas para el uso de su propio sexo, podríamos haber cenado muy aceptablemente las dos solas, un plato de ave y una botella de vino; hubiésemos mirado el futuro sin desconfianza, al amparo de una liberal y bien remunerada profesión. Podríamos haber estado explorando o escribiendo, haraganeando alrededor de los lugares venerables del mundo, sentadas contemplativamente en las gradas del Partenón, o yéndonos a las diez a una oficina y regresando cómodamente a las cuatro y media de la tarde a escribir un poco de poesía.

... Es igualmente inútil preguntarse sobre lo que habría pasado si la señora Seton, su madre, su abuela, y antes su bisabuela, hubieran amasado grandes fortunas para fundar colegios y bibliotecas, porque, en primer lugar, ganar dinero era imposible para ellas y, segundo, de haber sido posible, la ley les negaba el derecho de poseer el dinero que ellas ganaban. Es que sólo hace cuarenta y ocho años que la señora Seton puede tener un penique para ella sola. Porque antes hubiera sido propiedad de su marido"

Un cuarto propio - Virginia Woolf

domingo, enero 29, 2012

Ay amor!

Algo tendía a pasarme mientras estaba en una relación. Claro que, como otras cosas que pasan durante una relación amorosa, es bastante absurdo, carente de lógica, tira’o de las mechas, o como quiera llamarle.

Lo que me pasaba era que, una vez que todo se empezaba a poner “más serio”, yo, en mi fuero más interno y oculto, empezaba como a arrepentirme de estar “en pareja” y empezaba a fantasear con mi pasado de libertad y posibilidades infinitas. Como si, al tomar “la decisión” de estar con alguien, me estuviera perdiendo la posibilidad de “estar” con otra persona.

Ahora estoy con alguien, y está empezando a ponerse “más serio” y de alguna manera me asusta que esta sensación tan rica de quererlo sin miramientos se diluya… me asusta que vuelva a mí ésa que se debate constantemente entre la libertad y el amor.

martes, enero 24, 2012

Cuando uno bordea la edad que tenían los padres cuando se convirtieron en padres... Vaya! Qué pendejos que eran!!!

domingo, enero 01, 2012

Ay la vida...

Muchas veces me imaginé viviendo sola... lo quise.
Estoy en esta situación porque yo lo quise así.
Claramente en ese momento no tenía ni idea de lo que ello significaría.
No sabía que vivir sola es más que lidiar con un montón de responsabilidades. Vivir sola es tener que lidiar con uno mismo.
Y es curioso que durante un año, mi primer año viviendo sola, no lidié conmigo misma. Lidié con la enajenación, con la independencia, con "situaciones", pero no lidié conmigo. Vine a encontrarme con esta mujer que soy yo recién en marzo... o de marzo en adelante, hasta hoy.
En este tiempo descubrí que no es fácil lidiar conmigo; que me evito, que me deprimo con facilidad, que me falta compañía, que la vida a veces me pesa, y un largo etcétera de características.
De características que me caracterizan... De patrones que siempre he seguido, pero que no se notaban.
Lo peor es que ahora otros las notan, con más facilidad que yo misma. Y es doloroso sentirse tan expuesta; al punto de que los demás pueden ver quién soy a primera vista.
Suelo usar capas para protegerme, pero parece que se han ido desvaneciendo, resquebrajando. Y quedo así, con el corazón a la vista, con el nudo en la garganta, con las lágrimas a punto de caer.
¿Necesitaré rearmar el caparazón?
Pareciera que sí... Es peligroso ser tan transparente.
Pero también tengo que fortalecerme, que tanta fragilidad tiene un motivo y no será suficiente cubrirla con un manto.
El problema es que no sé cómo hacerlo. El problema es que no encuentro soluciones, sólo descubro mis debilidades y mis miedos.
Espero iluminarme y hallar el camino... mientras antes, mejor.

martes, octubre 25, 2011

Frágil...

Lo que pasa es que soy una persona sensible.
Mi problema es que necesito cariño.
Lo atroz es que nunca es suficiente. Siempre necesito más.
Pero no sé pedir amor ni tampoco buscarlo.
He dado un paso, y busco compañía; pero en realidad lo que quiero siempre es amor y cariño.
Quizá por eso soy quisquillosa con la compañía que acepto y con la compañía que busco; porque en el fondo, disfrazadamente, la compañía es amor y cariño.
Y ahora, luego de haber vomitado estas palabras, me siento completamente en pelotas frente a mí misma, asumiendo en plenitud mi mamonería y fragilidad.

martes, septiembre 20, 2011

Intensidá

Tengo la sensación de que en algún momento de mi historia la vida parecía ser más tranquila, sin altos y sin bajos. Pero en algún punto, de un tiempo a esta parte, repentinamente, o no recuerdo bien cómo, el camino se fue poniendo rudo, con curvas cerradas, virajes inesperados, zonas con ripio y otras con asfalto.
Trato, inútilmente de determinar una fecha o un momento en el que la vida se me puso ruda e intensa, pero no lo consigo. Sólo concluyo que no ha pasado tanto tiempo, pero que han pasado muchas cosas.
¿Aguantaré este ritmo?
He conocido ya bastante gente y me queda aún una buena parte por conocer...
Me he despedido de otro tanto. Despedidas de las reales, de los "hasta nunca". Y siempre, a pesar de todo, la vida continúa ¡Qué terco que es el tiempo que siempre avanza!
¿Volvería atrás?
Sí, volvería a ciertas tardes de sol, a ciertos abrazos, a algunos besos, a unas cuantas conversaciones, a dos despedidas y a una buena docena de noches.
Creo, a fin de cuentas, que he vivido bastante en estos (cortos) casi 25 años ¿Qué más se puede pedir?
Creo también que de tan intensa mi vida podría ser breve, pero de eso no puedo estar segura.
¿De qué puedo estar segura? Pues de que, en el fondo, me gusta que la vida se manifieste en su máxima expresión, aunque su fuerza a ratos sea atemorizante.

El cuarto de siglo viene a mí...