sábado, septiembre 30, 2006

¡¿por qué shusha hay gente tan maleducá?!

miércoles, septiembre 20, 2006

por qué será que cuando camino nace en mí la maravillosa capacidad de resolver todos mis problemas... como si mi mente se iluminara de pronto y viera todas las puertas de salida con claridad... y así voy en una nube caminando, sin mirar a la gente ni a los perros ni a los niños ni al popó que peligrosamente obstruye mi camino...
pero una vez llegando al lugar de destino, toda esa frescura y liviandad que llevaba en mi mente, toda esa plenitud, esa capacidad de resolución se desvanecen y de extraña manera, aquello que hermosamente he podido hacer encajar en mi vida, queda en los recónditos confines de mi memoria inconsciente... y vuelvo al punto de partida, con la sensación de haberlo resuelto todo y de haberme quedado con nada...



¿por qué será? me pregunto yo...

lunes, septiembre 11, 2006

un día X estaba en el lugar X con mi amiga X y su amigo X (que no era mi amigo, pues nos conocimos ahí) la cosa es que estábamos consumiendo X producto al igual todos los demás en ese lugar X.
resulta que los días X en aquél sitio X hacen N concursos, del tipo: HUMÍLLATE, HAZ LO QUE EL PÚBLICO TE PIDE Y TE DAREMOS EL PRODUCTO X QUE TODOS QUIEREN EN ESTE LUGAR X...
y entonces el tipo X que se encarga de los concursos dijo que necesitaba 2 chiquillas para que se besaran y él les daría N cantidad de X producto... y se subieron 2 chiquillas al "escenario?" y se besaron durante N tiempo, mientras un sujeto X (que al parecer ni las conocía, solo era del tipo de hombre que se excita con estos espectáculos) para alimentar su morbo les sacaba N fotos...
finalmente las shiquillas se ganaron su N cantidad de producto X por besarse apasionadamente durante N mins... (¿o segs? no sé, perdí la noción)
a esto le siguieron una serie de concursos de la misma índole: al más hueco, a la mejor cachetada, al mejor palmazo, etc. todos los cuales iban dirigidos a satisfacer la necesidad de los participantes X de obtener el mismo producto X (y a la vez satisfacer la necesidad del público de mirar)
y no, el producto X no era gran cosa, se trataba de N litro(s) de chela...
entonces yo, aparte de reírme morbosamente (porque sí, igual me gusta reírme de las "cosas" que hacen los demás) me preguntaba si esos sujetos X se subirían al "escenario?" del lugar X y harían el espectáculo correspondiente solo para conseguir chela "gratis"... ¿? o, más bien, a causa del exceso de chela ¿?¿?¿?¿?
o sea, quizá yo también pensaría en participar, pero si el premio X fuera más exclusivo, caro, inalcanzable...

y ahora yo les pregunto:
¿qué han hecho por copete? ¿qué han hecho a causa del copete?



chela: cerveza
copete: alguna bebida alcohólica

viernes, septiembre 01, 2006

La normalidad...

Por estos días me ha asaltado una duda existencial y trascendental para lo que se supone que algún día haré con mi vida laboral... y me refiero a la delgada linea que divide a los individuos entre "normales-anormales", "sanos-enfermos"
Y es que se supone que en el futuro Javilina será capaz de determinar qué persona presenta una psicopatología, un retraso mental y quién no... pero ¿quién soy yo para determinar algo así? ¿cómo? ¿con qué fundamento podré YO determinar quién es normal y quién no lo es si nisiquiera estoy de acuerdo con este tipo de categorizaciones?
Será que el aprenderme de memoria los síntomas enumerados en el DSM-IV me convertirá en alguien "capacitado" para diagnosticar a una persona con un tipo de trastorno mental?

¿Y qué valida al DSM-IV?
El DSM-IV (cuarta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) es una clasificación de los trastornos mentales con el propósito de proporcionar descripciones claras de las categorías diagnósticas, con el fin de que los clínicos y los investigadores puedan diagnosticar, estudiar e intercambiar información y tratar los distintos trastornos mentales.
Para la elaboración del DSM-IV, se conformaron 13 grupos de trabajo, responsables cada uno de una sección del manual. Cada grupo estuvo constituido de 5 o más miembros, y cuyas opiniones analizaban entre 50 y 100 consejeros (representantes de un amplio abanico de perspectivas y experiencias). Los grupos informaban a un comité elaborador, que constaba de 27 miembros (muchos de los cuales también presidían algún equipo particular).

No obstante, este manual tendría sus fallas:
1. Los sujetos encargados de hacerlo son tan humanos como Ud. y como yo; por ello, su trabajo, como el trabajo de todas las personas, se verá plasmado de sus propias creencias, juicios de valor, percepción, etc. En suma, de su subjetividad. Por lo mismo, es que en temas como la homosexualidad no se ha llegado a un acuerdo absoluto entre estos señores expertos en sus áreas; ya que, por si no lo sabían, la homosexualidad estaba dentro de este manual, y fue considerada un trastorno mental, hasta que... un día la sacaron.
2. La elaboración del DSM-IV está a cargo de la American Psychiatric Association, por tanto, es una versión gringa, que se aleja de nuestra realidad o, mejor dicho, que no sería aplicable a todas las culturas. Por tanto, al no ser generalizable, tiene su margen de error.
3. Que las diferencias entre distintos trastornos son tan mínimas que se vuelve difícil diferenciar entre unos y otros.

Por otra parte, para diagnosticar nos basamos meramente en el lenguaje del paciente, en lo que él expesa (tanto verbal como no verbalmente), y a partir de ahí entramos a atender ciertos factores que podrían estar dando cuenta de una "anormalidad".

Sin embargo, mi cuestionamiento es ¿qué tan válido puede resultar este criterio?

Es sobre esta base teórica que se sustentan instituciones como los Psiquiátricos. Y ¿qué tan efectivos son los psiquiátricos en el tratamiento de una persona?

Yo debería mantener distancia frente a este tema, ya que la verdad es que no tengo gran experiencia en ello, pero me parece que eso de llevar a un "enfermo" al psiquiátrico no es una forma de velar por su seguridad, por su salud, por proporcionarle un buen tratamiento para la superación de trastorno, sino más bien estos centros funcionan como una forma de alejarlos de los ojos de la sociedad, una forma de aplacar la vergüenza de la familia, un medio para que -como sociedad-, nos evitemos la molestia de tener que presenciar un escándalo en plena calle por parte de un "loquito".
Muchas veces no le hacen mal a nadie ni tampoco atentan contra su vida (aunque no en todos los casos), pero viven en su mundo, dicen ver cosas que nadie más ve, no están en contacto con la realidad, no han interiorizado las normas sociales, son un error, una falla en el sistema y por eso mismo, deben ser erradicados, aislados... son los leprosos, los parias de la comunidad, los intocables... y ¿por qué? ¿porque son diferentes?
Irónico no? en una sociedad donde supuestamente en la variedad está el gusto, nos encontramos con una diferencia no aceptada, reprobada, errada, indeseable y ¿qué hacemos? eliminamos la diferencia, no matando, pero sí negándola, escondiéndola, haciendo como si no existiese...

¿Y?... ¿vale la pena? ¿y si le tocara a usted? ¿y si usted fuera el "loquito" del barrio, el temido, el no comprendido?

... lo invito a ponerse en el lugar de ellos...