miércoles, febrero 14, 2007

¿qué cosas, no?



Nooooooooo

qué terrible!!!!

yo no quería!

todo fue una estafa!
blogger me obligó...

sí, me obligó a cambiar mi cuenta a la nueva versión...

y antes de eso no me dejaba actualizar
sí... y por eso no pude escribir nada acerca de mi viajecillo ni de la vueltecilla
y yo que venía en el bus pensando en qué diablos iba a poner en el blog

PENSANDO, PENSANDO, PENSANDO...

justamente a mí que no me gusta pensar demasiado

o sea, igual pienso no??? si tan inerte no soy, pero no me gusta pensar cuando hay un solo pensamiento rondando mi cabeza, un pensamiento desagradable de esos que hacen doler la guatita cuando aparecen... ahí, justo en la boca del estómago
y yo que había pasado una buena cantidad de días sin nada desagradable en mi cabeza... pensando sólo en cosas más prácticas, tales como "¿cómo hacer para caminar descalza sin quemarme los pies en la arena?" o "¿hacer pis en el baño que queda lejos o hacer pis atrás del arbolito?"

CLARO! cosas de ese tipo de trascendencia son las que uno piensa cuando está unos días en un lugar sin internet, sin tele, sin electricidad, sin ampolletas (sólo luna), sin duchas, sin camas, sin techo, sin puertas, sin asfalto, sin cemento, sin edificios, sin ruidos, ETC. un sinnúmeros de "sines", pero donde por fin descubrí que me la podía... seeeeeee (H) igual pude estar días y días sin ducharme, con el pelo lleno de tierra, sin BAÑO, sin tele, sin comodidades, sin almohada...

y bueno, ahí estaba yo... obviamente no me acrodé del blog por esos días... y tampoco me acordé de muchas cosas... y fui feliz, así en mi estado de "no recordar" de "sólo vivir" o si recordaba aparecía como algo tan distante, que no valía la pena pensar en ello, hasta que apareció el bus que me llevaría de vuelta...
aquellas largas horas en las que uno va sentado... al principio conversando, escuchando música, mirando el paisaje... y después de ver tanto desierto no pude evitar ponerme nostálgica y triste... y en vez de pensar en lo bien que la pasé pensaba en la rabia de regresar, de volver a ser yo en mi mundillo, yo y mis "problemillas" (¿?), yo y mis pensamientos... y pensando y pensando hasta que desaparecieron las estrellas del cielo; señal de que ya habíamos vuelto a la ciudad