martes, febrero 24, 2009

Aquella mañana el hombre quería llorar.
Lo quería, lo necesitaba, pero sólo logró contraer un poco los músculos de su cara.
Me abrazó fuerte, como buscando un soporte. Luego reaccionó y sus ojos se hundieron en las brillantes lucecitas de la televisión.