martes, octubre 25, 2011

Frágil...

Lo que pasa es que soy una persona sensible.
Mi problema es que necesito cariño.
Lo atroz es que nunca es suficiente. Siempre necesito más.
Pero no sé pedir amor ni tampoco buscarlo.
He dado un paso, y busco compañía; pero en realidad lo que quiero siempre es amor y cariño.
Quizá por eso soy quisquillosa con la compañía que acepto y con la compañía que busco; porque en el fondo, disfrazadamente, la compañía es amor y cariño.
Y ahora, luego de haber vomitado estas palabras, me siento completamente en pelotas frente a mí misma, asumiendo en plenitud mi mamonería y fragilidad.

1 comentario:

fgiucich dijo...

El amor y, por ende, la compañía llegan sin que uno los busque. Tal vez, mañana o pasado, a la vuelta de una esquina sientas que el corazón te dá un vuelco. Abrazos.